miércoles, 30 de octubre de 2013

La Peral-Braña la Pornacal-Villar de Vildas (Somiedo)


Como es bien sabido el Parque Natural de Somiedo en uno de los mas protegidos de España ya que en él existen gran cantidad de bosques de especies arbóreas autóctonas donde se refugian gran cantidad de animales en grave periodo de extinción como el oso pardo el lobo y el urogallo, pero también existen en este impresionante y espectacular Parque gran cantidad de brañas “vaqueiras” las cuales guardan sus ancestrales “cabanas de teitos” y de todas esas brañas la mas grande y la que mejor conserva sus construcciones de techumbre vegetal es sin duda la braña “La Pornacal”.


Hacía mucho tiempo que no me juntaba para caminar con mis amigos del grupo de montaña La Fresneda, así que cuando me enteré por internet de que iban a realizar esta ruta no dude un momento en apuntarme. Como me prestó encontrarme otra vez con todos ellos, a eso de las ocho menos cuarto de la mañana aparezco por el club de la Fresneda con mi buen amigo Oscar que me acompañaría en esta fácil y preciosa ruta de montaña por el Parque de Somiedo, al llegar abrazos y saludos a todos ellos ya que hacía mucho tiempo que no coincidíamos por el monte y coño como me prestó volver a verlos a todos, que gente mas encantadora, de verdad. Bueno pues a las nueve empunto arrancamos desde el club de La Fresneda en dirección a Somiedo, primero paramos a desayunar como dios manda en Cornellana, una vez fartucos ponemos rumbo hacia Pola de Somiedo, atravesamos esti puebín y proseguimos nuestro camino hacia el puerto de Somiedo y unos cuantos kilómetros antes cogemos un desvío bien indicado hacia la derecha que nos conduce al pequeño pueblo de La Peral.
La ruta está perfectamente marcada desde el comienzo que es justo en este pueblo, emprendemos la caminata a eso de las once de la mañana por una pista que sale del margen izquierdo del pueblo, poco a poco la ruta va ascendiendo sin ninguna complicación entre prados llenos de ganado hasta llegar en una hora mas o menos la fuente las Malldas donde hacemos un pequeño descanso para agruparnos todos, desde este punto tenemos unas magníficas vistas de Peña Penouta, el valle del Trabanco y a lo lejos el famoso pico El Cornión, también podemos divisar perfertamente la carretera que sube al puerto de Somiedo y casualmente la braña de Mumián y Peña Gúa que es el pico que subiré con el grupo de montaña San Nicolas al que pertenezco la próxima semana, casualidades de la vida un montón de tiempo sin venir por Somiedo y ahora en dos semanas dos veces seguidas, como me presta coño.
Seguimos caminando entre prados y llegamos a la parte mas alta del camino donde se dejaba notar ya el frío del otoño, a partir de este punto empezamos a caminar por una zona de piornal que cubre en estas alturas las laderas no explotadas para el ganado, una indicación entre el piornal nos indica que vamos perfectamente hacia nuestro destino. Proseguimos nuestro camino y dejamos a nuestra derecha una pequeña charca estacional y una fuente de nombre Borrones, proseguimos y atravesamos ahora el collado de Enfistiella, desde donde la vista se abre a una panorámica inigualable con los coloridos del otoño hacia el valle de los Cereizales y del alto Pigüeña.
Emprendemos un cómodo descenso también entre pionos hacia dicho valle y descendemos muy cerca de otra famosa braña de nombre Los Cuartos, desde este punto ya es todo el camino por sendero adecuado para que los ganaderos puedan subir en sus vehículos, así que no existe ningún problema durante todo el trayecto, seguimos por este camino atravesando los prados de la Requexada y ya podemos ver la preciosa y bien cuidad braña de la Pornacal.



Empezamos la ruta el bonito y cuidado pueblo de la Peral.



Nada mas empezar la ruta ya encontramos los típicos "teitos" de Somiedo.



Toda la ruta es por una pista perfectamente indicada y sin dificultad.



Precioso "Serbal de los cazadores" que encontramos por el camino en pleno esplendor otoñal.


Cruce de caminos, venimos de La Peral y nos dirigimos hacia La Pornacal.


Esta preciosa braña que es el atractivo principal de esta ruta, está compuesta por una treintena de teitos construidos de piedra y escoba las cuales están dispuestas a varios niveles y talmente nos transportan a otra época, pocas veces se puede decir lo bien cuidado que tienen toda esta magnífica braña, después de hacerles todo el mundo un montón de fotos y con un sol y una temperatura inmejorables buscamos un buen sitio para disfrutar de la pitanza en un lugar tan idílico, hacia mucho tiempo que no disfrutaba tanto de una comida de montaña como este día, el sitio, la gente, el día, todo estaba de nuestra parte. Después de disfrutar de la comida y de la charla sin ninguna prisa ya que nos quedaba poco recorrido para finalizar la ruta de hoy, volvemos a poner nuestras mochilas y emprendemos de nuevo el camino, ya todo en cómodo descenso hasta el final y por senda de hormigón.
Al poco ya oímos al río Pigüeña el cual nos acompañara el resto de la ruta, proseguimos la caminata entre prados de pasto, atravesamos un pequeño puente y ya estamos en la entrada del bonito y diminuto pueblín de Villar de Vildas, precioso y cuidado pueblo de montaña, el cual me sorprendió gratamente ya que dispone de un par de chigres y hoteles regentados por una gente encantadora donde pudimos saciar nuestra sed y echar una parrafada hablando de la fácil y preciosa que es esta ruta.
Pablo Lara.

Dificultad: Nula.

Tiempo: 5 horas y media.


Las vistas hacia el valle donde vemos el camino que tendremos que seguir hacia la Pornacal.


La ruta tiene dos maneras de dirigirse hacia la Villar de Vildas, nuestro final de hoy, nosotros hacia la Pornacal.

Por fin llega el otoño y con el la ansiada temporada de setas, aquí la primer lepiota del año.


Mirando hacia atras.



Y por fin llegamos a la preciosa y cuidada braña de La Pornacal.


Curiosas figuras que encontré a la entrada de una de ellas.


Y con un día magnifico de sol y de temperatura buscamos un buen sitio para disfrutar de la comida.




Hacia mucho que no disfrutaba tanto de una comida en el monte.

La última foto antes de emprender la marcha hacia Villar de Vildas.

El camino de regreso también por pista sin ninguna dificultad, una ruta apta para todos los públicos.

Esta foto es a la entrada de Villar de Vildas y la pongo porque ya casi no se ven imágenes como estas en los pueblos, una mujer tendiendo su ropa delante de la huertina de su casa.

1 comentario:

Cienfuegos dijo...

Una ruta no por clásica, menos guapa. Yo también la hice hace años con mi grupo de montaña.
Un saludo