miércoles, 26 de enero de 2011

Corao-Cantu La Oracion( 603m)-Cruz de Priena (725.5m)


Por fin realizo la primera ruta de montaña del año (22/01/11) y no es otra que la famosa Cruz de Priena esta vez solo me acompaña María que creo que cada vez disfruta más por el monte, para hacerla un poco más larga y disfrutar un poco más de dicha ruta la hicimos desde Corao nos dirigimos al Cantu la Oración y de hay a La Cruz de Priena.
La Cruz de Priena, domina un amplio territorio y constituye sin duda el balcón natural del Real Sitio de Covadonga que se contempla con perfecta nitidez desde este impresionante balcón.
Después de habernos dado un buen desayuno a eso de las 9 de la mañana en Cangas de Onis cogemos el coche y nos dirigimos al precioso pueblo de Corao, nos abrigamos en condiciones ya que aunque el día estaba totalmente despejado y hacia sol, el frío era verdaderamente intenso a esas horas de la mañana, nos dirigimos al castañéu de Corao, donde todos los años se celebra una famosísima feria de ganado junto a estos hermosos árboles centenarios.
Nos guiamos por las marcas senderistas rojas y blancas de la ruta G.R. 105.2 ya que al principio y durante un buen tramo coincide con nuestra ruta, cruzamos seguidamente el puente de hormigón tras el cual aparece la primera bifurcación. Nos dirigimos a la izquierda avanzando por un amplio camino carretero dibujado entre las inmensas praderías de La Vegona, superamos un pequeño repecho y nos encontramos con una pequeña carretera de acceso a este lugar e igualmente señalizada como sendero P.R. “Ruta de Frassinelli”, un poco más arriba surge ante nosotros la preciosa iglesia de Santa Eulalia de Abamia (179m), esta iglesia que es una verdadera joya en unas obras recientes de rehabilitación por parte del Principado de Asturias no se la cargaron de milagro dejándola echa una verdadera mierda cambiándole totalmente su aspecto original tanto a la iglesia como al el entorno y todavía no sabemos si también se abran cargado los Tejos centenarios que hay en su parte exterior cosa que sabremos dentro de unos pocos años ya que los daños a sus raíces fueron cuantiosos, un verdadero desastre y una desidia más por parte del gobierno del Principado, aunque no viene al caso ayer leía en el periódico que tienen cayendo otra joya del Principado que es la Colegíata de San Pedro en Teberga pero supongo que como siempre la dejaran caer o realizaran otra chapuza por dos duros como hicieron aquí.
Bueno seguimos con la ruta que me enciendo y se me va la cabeza, tras hacer un montón de fotos a lo que dejaron de esta joya de iglesia y otro tanto a sus tejos centenarios emprendemos la marcha pasando a la vera del antiguo cementerio y en seguida coronamos un collado donde aparecen un grupo de bonitas casas típicas asturianas que pertenecen a la aldea de Cuetu de Abamia (250m) lo más curioso y que cada vez ya se ve menos en Asturias es que en un hórreo de una ellas tenían un gochu colgado al sereno ya que estamos en tiempo de matanza, en otra dependencia de la casa estaba toda la familia trabajando, los hombres diseccionando a otru probe animal que también había pasado a mejor vida y las mujeres haciendo picadillo, chorizos y morcillas, les pregunté que si me dejaban hacer alguna foto y que gente más amable queda todavía por los pueblos me dijeron que sin problema que hiciera las que quisiera y que si volvía el martes me regalaban un puñadín de picadillo, la verdad que porque no me puedo acercar porque ese picadillo casero tiene que ser verdadera gloria con un par de huevos y patatas y una botellina de buen vino.
Tras sobrepasar las últimas viviendas y dejado el asfalto, abordamos el camino de tierra que, manteniendo la dirección sur, sigue la huella de los dos senderos señalizados, superamos una empinada y dura cuesta tras la cual ya asoma por el costado la inconfundible silueta de la Cruz de Priena, a nuestra espalda y ya a lo lejos podemos contemplar la localidad de Corao y un sinfín de aldeas y caseríos que rodean el valle del río Güeña, proseguimos poco a poco en tranquila caminata y desembocamos en una pista de hormigón que procede del cruce La Canal (326m), seguimos por ella hasta llegar en unas camperas con unas vistas impresionantes hacia los Picos de Europa, en este lugar coinciden un montón de pistas por lo que hay que estar atentos a las señalizaciones que por esta zona ya no están muy claras, una de dicha pista que sale de esta campera se dirige hacia la cercana localidad de Teleña, desde donde también se puede iniciar la ruta dejando el coche en dicho pueblo.


El famoso castañeú de Corao, donde tantas ferias de ganado se realizan durante el año, si nos fijamos se pueden ver los barrotes para amarrar al ganado.



La famosa casa del médicu de Corao, donde se encuentra ahora la Asociación Cultural de Abamia.



Tras salir de Corao, encontramos un gran cantidad de casas típicas asturianas con sus hórreos todavía en uso.


La matanza, una típica tradición asturiana entre las familias de aldea que poco a poco ya se está perdiendo, que pena.


Poco a poco y sin ningún problema vamos ganando altura y llegamos a otro cruce de caminos donde tendremos que coger la que sale hacia la derecha, llegamos ahora a una pista hormigonada que pasa por un pequeño monte de castaños y cerezos, al poco tiempo llegamos a las viejas cabañas de la braña La Canal (350m), este es un lugar precioso rodeado de viejas cabañas de pastores que talmente parece que estás en otra época, tras una parada para quitar un poco de ropa y dar un buen trago de agua (para la bota de vino todavía es pronto), tras la parada seguimos adelante afrontando ahora un duro repecho, proseguimos y llegamos aun cierre metálico que impide el paso del ganado, continuamos por este camino cómodo y bien marcado el cual no tiene ninguna pérdida, después de caminar un buen rato por una zona con bastante barro (cosa normal es enero), llegamos a un nuevo cruce de caminos, aquí si que hay que tener mucho cuidado porque se dividen las dos rutas y es muy fácil confundirse lo se por propia experiencia de la otra vez que hice esta ruta. A la izquierda prosigue la pista hormigonada por la “Ruta de Frassinelli” con dirección a los lagos, que fue la que nosotros realizamos lo que es que nosotros nos desviamos poco antes de llegar al Cantu La Oración para luego crestear hacia la Cruz de Priena y la otra sale hacia la derecha y se dirige directamente hacia la Cruz de Priena (esta es la ruta más corta y más cómoda 4 horas).
Bueno pues desde este punto nosotros abandonamos las marcas blancas y rojas para empezar a guiarnos por las marcas blancas y amarillas que son las de la “Ruta de Frassinelli”, proseguimos hacia delante con suave pendiente y cual fue nuestra sorpresa cuando vemos bajar a un jabalí como a unos 200 metros de nosotros y detrás de el un perro enloquecido persiguiéndolo, de repente vemos a lo lejos en la otra parte del valle a un grupo de cazadores y al momento sin comerlo ni beberlo estábamos metidos en un tiroteo impresionante, allí nos parapetamos los dos como pudimos detrás de unas rocas a esperar que pasara aquella friega de tiros, al final del tiroteo estábamos vivos tanto el jabalí que se les escapó tranquilamente como nosotros, después de este susto al rato llegamos a la braña Los Llazalones (483m). Una vez allí llaneamos un largo trecho entre numerosas cabañas ganaderas de la braña de Orientes (500m), pasadas estas cabañas proseguimos guiándonos por las marcas que indican la ruta y llegamos a las cabañas de la majada de La Piniella.
Desde este punto giramos a la derecha en dirección a la última cabaña, mimetizada entre las rocas calizas. En este punto llega el momento de abandonar la “Ruta de Frassinelli” y su señalización, ahora empieza una dura subida que poco a poco y por la dificultad nos sitúa en un alto de la braña, con unas vistas espectaculares hacia los Picos de Europa, cogemos ahora un sendero marcado ya con menor dureza para al poco tiempo coger hacia la derecha otra dura subida que nos situará en el Camtu La Oración (630m), desde este punto las vistas son espectaculares, por un lado ya podemos ver a lo lejos la Cruz de Priena, también podemos distinguir la carretera que sube a los lagos, y detrás nuestro un montón de pueblos del concejo de Cangas de Onis.
La senda prosigue desde aquí cresteando todo el tiempo por un camino que aparece y desaparece con bastante frecuencia, pero en un día despejado como el nuestro no hay problema, cuidado por esta zona si hay niebla porque al ir cresteando hacia la vertiente derecha tenemos una cortada considerable que nos puede causar un gran disgusto.
Pues mas o menos después de una hora aproximada de recorrido desde el Cantu La Oración, llegamos a la ansiada y famosa Cruz de Priena (725.5m), el frío en la cumbre de dejaba notar, por lo que hicimos las fotos de rigor nos parapetamos para comer algo y en no mas de media hora ya estábamos bajando hacia Covadonga, que en otra hora mas o menos de incomoda bajada nos sitúa a unos 200 metros de la basílica.
Pablo Lara.

Tiempo de la ruta: 6 horas, parando un buen rato en la iglesia de Abamia y parando a comer en la cruz con sus correspondientes fotos.
Dificultad: Media.
Calorías: 2560 cal.




A mitad de camino ya podíamos ver nuestro objetivo, La Cruz de Priena



Unos caballos bajando de la majada a donde nosotros nos dirigíamos.



Los cazadores que encontramos durante la segunda parte de la ruta y que después del tiroteo en el que nos vimos metidos no dieron muerte al probe jabalí.



Las vistas hacia los picos durante todo el camino fueron impresionantes, con zomm.



Después del Cantu La Oración y cresteando hacia la Cruz de Priena ya podíamos observar perfectamente durante todo el camino la Basílica de Covadonga, con zoom.




Y por fin, en a la Cruz de Priena.



Bajando ya hacia la Basílica de Covadonga.




Santa Eulalia de Abamia



Como a la media hora de salir caminando de Corao ya nos encontramos a lo lejos con esta impresionante joya de Asturias y no menos su historia tan poco conocida por muchos asturianos.
La iglesia de Santa Eulalia de Abamia está situada sobre una zona doménica y sobre una necrópolis cuyos restos fueros robados y saqueados como tantos restos de la historia de Asturias. Los orígenes de la iglesia se remontan a la época de Pelayo.
Durante varios siglos permanecieron sepultados en esta iglesia los restos mortales de don Pelayo y los de su esposa, la reina Gaudiosa. El rey don Pelayo falleció en Cangas de Onís, donde tenía su corte, en el año 737. Después de su defunción, su cadáver recibió sepultura en la iglesia de Santa Eulalia de Abamia, en la que previamente había sido sepultada su esposa, la reina Gaudiosa.
Aunque hoy en día no se puede visitar gracias a la chapuza que hizo el Principado de Asturias en la rehabilitación de esta iglesia, que nunca se llegaron a terminar (gracias a Dios) y que dejaron a medias, en el lado del Evangelio de la iglesia, se conserva en la actualidad el sepulcro, vacío, que contuvo los restos del rey, y enfrente, colocado en el lado de la Epístola, se encuentra el que contuvo los restos de la esposa de don Pelayo, la reina Gaudiosa, para mas tarde por orden del rey Alfonso X el Sabio, trasladar los restos del rey don Pelayo y los de su esposa a la Santa Cueva de Covadonga.
Se trata de un templo constituido por una sola nave con piedra de sillería y mampuestos. La portada meridional conserva diversos relieves.
Conviene destacar también que en el cementerio contiguo a la iglesia fue enterrado Roberto Frassinelli (1811-1887), conocido como "el alemán de Corao", anticuario, arqueólogo gran montañero y dibujante, afincado en Corao durante más de 30 años. Él descubrió el dolmen de Abamia (hoy desaparecido, pero del que se conserva parte en el Museo Arqueológico Nacional de España en Madrid), inmortalizó las riquezas patrimoniales asturianas en muchos dibujos, y tuvo parte principal en la erección de la basílica de Covadonga; sus restos fueron hace unos años rescatados (1977), junto con su casi perdida lápida, por iniciativa de particulares, y se hallan en la parte posterior izquierda de la nave.
La pena de todo esto es que esta iglesia sea tan poco conocida para la mayoría de los Asturianos que desconoces que aquí fue enterrado Pelayo y toda la historia que tiene esta iglesia casi perdida por completo con las obras realizadas en el 2007, fue tan grande la polémica de las obras que incluso hay una asociación vecinal en su defensa, esta asociación que tiene su sede en la casal del médico de Corao tiene el nombre de «Asociación Cultural Abamia», si le queréis echar un vistazo a su página esta es su dirección: http://www.abamia.net/
Respecto a los tejos de Abamia y como no podía ser menos el Principado realizo otra chambonada típica de ellos, que no fue otra que al hacer las obras de rehabilitación cargarse la mitad de las raíces de estos delicados y centenarios árboles con lo que no sabemos todavía si se los habrán cargado, esperemos que no porque se es así es para colgarlos a todos de la rama mas alta por la desidia que tienen respecto a toda la historia de Asturias.
En la página de la «Asociación de los amigos del Texu», http://texu.wordpress.com/category/abamia/ os pondrán al día de todas las burradas que se hicieron con estos árboles
Es una pena que no se tratase este sitio con el respeto que se merecía, ya nos arrepentiremos con el tiempo.
 









"Casa Manolito"


Si en Corao existe un sitio famoso y conocido y creo que para muchos mas conocido incluso que Roberto Frasasinelli mas conocido como el “Aleman de Corao” que fue uno de los grandes montañeros que hubo en Asturias y un enamorado de los Picos de Europa y al que se le debe el haber diseñado la Basílica de Covadonga entre otras cosas, ese sitio es “Casa Manolito”.
Yo que tengo una gran debilidad por los bares-tienda y siempre que paso por uno pido permiso para hacerle fotos y de paso tomar un vino y charrar un poco con la buena gente del pueblo, pues “Casa Manolito” no podía ser menos yo que creo que es uno de los bares-tienda más bonito y más auténtico que queda en Asturias, los últimos que había visitado a este nivel fueron los de la zona de Navelgas, y los de la zona de Los Oscos.
La historia de este bar-tienda se remonta a 1956 y la verdad es que poco o nada cambió desde entonces, las paredes de “Casa Manolito” están repletas de objetos, repisas atestadas de comestibles, artículos de droguería, productos agrarios, aperos de labranza, botellas, chirucas, alpargatas o cabezales para caballos, son alguno de los innumerables productor que se pueden comprar en este acogedor bar-tienda, incluso se puede apreciar una preciosa y vieja bomba expendedora de aceite de oliva que aún permanece instalada en el mostrador y nos contaron que estuvo en uso hasta bien entrados los años 70.
Todos y cada uno de los metros cuadrados de este bar-tienda tienen uso y por supuesto el techo que es otro escaparate más de este increíble lugar del que cuelgan hileras de cubos de colores, bacinillas o cestos de mimbre.
Cuando terminamos la ruta por la tarde y nos recogió el amigo Corujo en Covadonga ya que nuestro coche había quedado en Corao, nos acercamos hasta allí para tomar algo como le había prometido a Julia y como disfrutamos los tres tomando una cerveza y escuchando las tertulias de los paisanos del pueblo cada uno con su pinta de vino en la mano, si alguna vez os acercáis a Corao no dejar de visitar este auténtico bar-tienda de los que ya quedan pocos hoy en día, es un verdadero museo de la Asturias profunda.






La Sifonería

O de un lugar donde se preocupan por la felicidad del comensal, ¡Dios guarde a Celso!
Un escenario perfecto para una de las pelis de José Luis Garci en blanco y negro sería sin duda este estupendo sitio de Cangas Onis, la famosa Sifonería, siempre me pareció uno de los lugares mas entrañables de Cangas, además de que, Celso es tan encantador que solo por verle y charrar un poco con el ya justifica la visita.
Antiguamente aquí se vendían sifones pero con los años Celso reformó el local manteniendo todos aquellos envases y toda la maquinaria que hacen hoy de este local un auténtico museo, es sin duda el chigre más animado de todo el pueblo y eso que sus dimensiones son mínimas, imagínense a donde llega su fama que incluso tiene tres páginas en facebook (como cambian los tiempos).
Sentarse en su terraza por el verano, aunque hoy no fue nuestro caso, como para estar en la terraza estaba el día, es una verdadera gozada tomando un culete de buena sidra, picando algo y viendo pasar a la gente.
Su nutrida clientela llega derrapando desde cualquier rincón de Asturias, ¿Cuál es el plan? Ocupen cualquiera de las pequeñas mesas del bar o la terraza tan concurrida en verano y anúdense la servilleta. Picoteen los tacos de sus afamados quesos, sin duda siempre tiene el mejor Gamoneu el mejor Cabrales y el mejor Casín que se pueda vender en Cangas, prueben sus excelentes embutidos y como no alucinen con sus sartenes.
En nuestro caso después de terminar la ruta y de la parada en Corao no podíamos dejar pasar esta oportunidad de ir a visitar a Celso a la Sifonería, nos recibió como siempre con su gran amabilidad y su simpatía, -sidra y Gamoneu Celso, -eso esta echo, después de estar una rato charrando con el mientras nos partía el queso nos sentamos en una mesa a disfrutar de tal manjar.
El queso de Gamoneu del puerto que vende Celso es algo de otro planeta, en el primer mordisco sientes una textura firme con un sabor intenso y consistente y ligeramente picante con un final ahumado solo digno de los mejores Gamonedos hoy ya muy escasos en Asturias, supongo que para lograr este magnífico sabor de los que hoy en día ya quedan pocos y para darse todas estas cualidades tan magníficas los pastores de la zona madrugan, se mojan, sufren, lloran, pasan noches en vela, padecen los envites de los putos bancos, el coñazo de los funcionarios de la consejería, de la distribución y de los chulos y mangantes que te quieren dar gato por liebre. Suben a Picos, esquivan truenos, aguaceros, cortan la cuajada, rellenan moldes, sumergen los quesos en salmuera, los maduran y ahuman con madera de haya, luego queda atender la hierba, mantener la huerta, vacas , ovejas y cabras, criar familia y no marchar jamás de vacaciones y luego me dice algún inculto que el Gamoneu es el queso más caro de España pues yo me rió de él y que pueda seguir disfrutando del quesu que tiene Celso durante muchos años.


2 comentarios:

Cienfuegos dijo...

Guapa entrada montañero-etnográfico-artística-gastronómica, je, je. Y yo que no conzoco esi chigre-tienda de Corao. La próxima vez que pase por ahí ya lo se.
Un saludo

Pablo Lara dijo...

Gracias Cienfuegos, cuando pases otra vez por Corao no dejes de visitarlo, saludos........