martes, 18 de mayo de 2010

6ª Etapa Grandas de Salime-Fonsagrada


A eso de las siete y media de la mañana ya estábamos en pié, nos preparamos y bajamos a desayunar al comedor del hotel, no éramos los primeros ya había un montón de compañeros desayunando, el tema de la mañana no era otro que la ruina de día que teníamos otra vez, justo en el momento del desayuno estaba cayendo una tromba de agua tremenda y encima con un fuerte viento.
Después del estupendo desayuno que nos pusieron y repuesto fuerzas para afrontar la etapa de hoy, a eso de las nueve ya nos estaba recogiendo el autobús para llevarnos a Grandas de Salime punto de inicio de la preciosa etapa de hoy día 9 de mayo del 2010.
El trayecto hasta Grandas de Salime en el autobús era verdaderamente desolador por la cantidad de agua que estaba cayendo en ese momento, pero bueno a pesar de todo a nuestra llegada a Grandas parecía que la cosa quería calmarse un poco.
Una vez en Grandas nos preparamos cogemos paraguas y chubasqueros y nos preparamos para afrontar los 26,7 kilómetros del día de hoy, nos reunimos todos en el ayuntamiento y a caminar de dicho.
Primero pasamos por la colegíata que está dedicada a San Salvador, es el edificio más notable de la villa de Grandas.
Construida, probablemente, en el siglo XII, por donación de Fernando II, o a principios del siglo siguiente, con motivo de la peregrinación de Alfonso IX en el año 1222, en la que el Rey haría estación en la villa.
Una vez atravesado en pueblo tomamos la carretera AS-28 (en el día de hoy tendremos que caminar unos cuantos kilómetros por carretera). Vamos ascendiendo y llegamos a La Farrapa primero y después a Cerejeira, alternando la carretera y una serie de caminos paralelos encharcados asta el alma por la lluvia caída estos días pero con unas vistas espectaculares. Alcanzamos Castro, donde hay una hermosa capilla (ver foto), este pueblo cuenta con albergue y es muy conocido por su poblado celta (ver foto) de Chao Samartín donde hicimos la primera parada del día y donde nos estaba esperando el autobús por si necesitábamos algo, seguimos nuestro camino sin lluvia aunque parezca mentira y como a un kilómetro pasamos junto a la ermita de San Lorenzo, una vez pasada salimos de nuevo a la AS-28 a la altura de Gestoselo, en este punto nos agrupamos todos para comenzar el ascenso al puerto del Acebo(1.024 metros).





Colegiata de San Salvador (Grandas de Salime)



A primera hora de la mañana estaban montando el mercado de los domingos con una mañana más que desapacible.



Ayuntamiento de Grandas de Salime, punto de partida de la etapa.





El primer tramo de la ruta va siempre intentando evitar la carretera aunque al final hay zonas que no nos queda más remedio que salir a ella.



La hermosa capilla del pueblo de Castro.




El famoso castro de Chao Samartín y que tanto habla de ellos Isabel San Sebastián en su libro Astur




La subida del Acebo nada tiene que ver con el rompe piernas de ayer, este puerto tiene pendientes mucho más suaves y también hay que decirlo, más aburridas. La AS-28 comienza a empinarse a partir de Gestoselo y va subiendo hasta Peñafuente, (kilómetro 10,5 de la etapa), en este punto dejamos el asfalto y cogemos una camino bien indicado con sus conchas que nos conduce por un camino carretero hasta el alto donde podemos tocar casi con la mano igual que en el día de ayer los molinos eólicos tan abundantes por toda esta zona.
En el alto volvemos a agruparnos todos ya que con la subida volvíamos a estar bastante distanciados unos de otros, una vez refrescados un poco y disfrutado de un pequeño de rayo de sol que salía tímidamente entre las nubes emprendemos de nuevo nuestro camino hacia tierras gallegas.
Al poco de coronar el puerto entramos en la provincia de Lugo donde nos hacemos la foto de rigor y ya podemos ver a lo lejos nuestro punto final de la etapa de hoy que no es otro que Fonsagrada, después de atravesar un pequeño bosque de pinos en suave bajada volvemos a salir a la carretera, donde encontramos un pequeño barín donde refrescarnos con una buena cerveza cosa que siempre es muy de agradecer durante la caminata y donde también aprovechamos para sellar nuestra credencial, a este paso mi camino de Santiago se va a parecer más al camino de un humilde borrachín ya que más de la mitad de mis sellos son de bares y unos pocos de iglesias, pero bueno yo personalmente lo paso mejor en los chigres que en las iglesias.
Poco a poco el tiempo va mejorando y en suave descenso llegamos a Fonfría, pueblo que en su día contó con hospital de peregrinos en un edificio que hoy esta dedicado a vivienda, en este pueblo es donde paramos a comer, la parada fue en un magnifico restaurante llamado CatroVentos, donde nos entregaron el perfecto avituallamiento para almorzar, una vez comidos y ya un poco más descansados, emprendemos el tramo final de la ruta, en este punto ya solo salimos 18 de los 55 iniciales, los kilómetros van haciendo mella en la gente y aparte el tiempo tampoco acompaña mucho.

Seguimos nuestro camino y llegando a Paradanova (km 24,8 de la etapa), y con la panorámica de las casas de Fonsagrada en el alto, comienza el último esfuerzo del día. Una dura cuesta por un camino paralelo a la carretera general que se salva con tesón con sólo mirar la cercanía de nuestro destino. A la entrada de Fonsagrada las piernas te llevan directamente al primer bar, donde dan ganas de acabar con sus reservas de agua, zumo o cerveza y donde nuevamente me sellan la credencial. Tras reponer líquidos nos dirigimos al autobús donde nos estaba esperando Ricardo para llevarnos de vuelta a Asturias.

Tiempo de la ruta: 7 horas.
Dificultad: Media.
Calorías gastadas: 3.217
Faltan a Santiago: 171,9 kms.
Una palabra: +lluvia.


Foto tomada en el pueblo de Castro, que poco se ven ya estas imágenes por Asturias.




Uno de los tramos que tuvimos que hacer hoy por carretera antes de iniciar el Puerto del Acebo.




Una de las últimas y hermosas vistas de Asturias antes de entrar en tierras Gallegas.




La hermosa iglesia de Santa María Magdalena de Penafonte, construida en e año 1.605.




Coronando el puerto del Acebo.





Dejamos Asturias y entramos en tierras Galegas.




Parada para repostar en un diminuto barín bajando el puerto del Acebo, donde muy amablemente nos sellaron la credencial.



El avituallamiento después de la caminata de toda la mañana.



Un pequeño descanso en una bonita capilla del camino ya en tierras gallegas.





Ultimo tramo del día antes de llegara a Fonsagrada.




Los peligros del peregrino.



Y por fin en el bonito pueblo de Fonsagrada.

3 comentarios:

hoyando cumbre dijo...

Lo de llover lo sabemos bién los asturianos, ¡ que remedio !. muy guapas las fotos

Pablo Lara dijo...

Muchas gracias por tu comentario, un saludo....

Pablo Lara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.