martes, 19 de enero de 2010

Ruta de Las Fuentes (Moreda)



El día 5 de enero del 2010 andaba yo todavía de vacaciones de navidad y como amaneció un buen día pues me decidí a realizar en solitario esta ruta de montaña, la conocida ruta de las fuentes, esta ruta parte desde la misma plaza del pueblo de Moreda de Ayer, lo conveniente para hacer esta ruta más cómoda sería ir en dos coches, que no fue mi caso, uno dejarlo en Moreda y el otro en dejarlo en el pequeño pueblín de Murias, ya que yo luego tuve que regresar por la carretera local hasta Moreda y son unos ocho kilómetros que no merece la pena hacer, pero bueno, yo como no tenía prisa ninguna paraba en cada pueblín a tomar un vino y a charrar un poco con los lugareños así que no se me hizo nada largo.
Bueno pues como a eso de las diez de la mañana ya estaba yo desayunando en la misma plaza de Moreda y una vez llenado el buche pues ala a caminar, cojo la calle Rodríguez Muñiz del barrio del Carmen y al final de esa misma calle ya tenemos el panel informativo de la ruta, así que no tiene ninguna perdida ya que está toda la ruta muy bien indicada.
Atravieso la pasarela por la que cruzo sobre las vías de FEVE y el río Aller, ya en el otro lado paso bajo la carretera que circunvala Moreda y me dirijo hacia el río Negro donde aparece otro cartel indicativo de la ruta de Las Fuentes, marcada como PR AS-133 ruta que marcó en su día el Grupo Deportivo Nembra.
Continúo caminando por la orilla del río y llego a las primeras casas de Agüeria, atravieso el pueblo pasando muy cerca de un antiguo molino, de la escuela y de una pequeña capilla, sin ninguna perdida sigo por el marcado camino y a lo lejos podemos observar un viejo plano minero ya en desuso, poco a poco me voy adentrando en la ladera del monte pasando al lado de un hermoso caserío, me sigo adentrando por los pliegues del monte y atravieso alguna que otra cuadra, al poco encuentro un desvío que baja hacia la derecha y me permite visitar la primera fuente que se llama fuente de Les Furares.
Una vez echado un tragín en la fuente me vuelvo a incorporar en el camino anterior y al poco llego a las casas de Güertomuru, en cuya entrada, bajo la calzada, se halla la fuente de este lugar.
Sigo por el camino ahora asfaltado y tomo el ramal que asciende a la izquierda siempre guiado por las marcas blancas y amarillas y vuelvo a atravesar un conjunto de cabañas con sus correspondientes cuadras y un bebezón para el ganado, paso ahora por otra cuadra de tamaño más grande que las anteriores y en este lugar tengo unas vistas inmejorables hacia el valle, salgo a otro camino que comunica con el pueblo de Otero, sigo poco a poco caminando y disfrutando del paisaje y llego a un caserío desabitado lo cual es una pena por que en su día dicho caserío tuvo que ser impresionante. Este caserío esta situado en el pueblo ya abandonado de Eros, donde hay otra fuente y un bebezón rustico alargado.
La pista se dirige ahora hacía las antenas ubicadas en el pico Moros pero cojo un ramal hacia la izquierda mucho antes de empezar a subir dicho pico, al poco vuelvo a atravesar un conjunto de cuadras y me encuentro con otra fuente, sigo ahora todo al frente y sin ninguna perdida.
Sigo caminando y llego a una zona de abundante barro pero con un poco de paciencia rodeo un poco por los prados superiores y todo solucionado, así todo me puse de barro hasta las cejas, pero bueno quien dijo monte en Asturias y en invierno dijo barro y si no que la gente pasee por el parque San Francisco coño, al poco vuelvo a encontrar otra hermosa fuente de nombre La Campa, para desembocar luego en Arnizo, zona con caseríos muy guapos y muy cuidados, sigo al frente y encuentro otra fuente y otro lavadero que pertenecen a esta misma zona, aquí coincido con otro camino que viene de Omeal por el que podemos bajar al valle, sigo caminando y encuentro otro ramal que procede de la Ermita de San Andrés.
Por ultimo visito una fuente que data de 1.932 y aprovecho para refrescarme y asearme un poco antes de entrar en el hermoso pueblín de Murias, cojo calle abajo y ya en dicho pueblo encontramos la última fuente con su lavadero todo ello muy bien cuidado.
Antes de dar por finalizada la ruta de las Fuentes no podemos olvidarnos de visitar su iglesia y su espléndido Tejo, un magnifico ejemplar del árbol Astur por excelencia.

Tiempo: 4 Horas 30 minutos.
Dificultad: Nula.
Calorías: 3.860 (regalo de reyes ja,ja.)



El viejo molin de Adela en el pueblo de Agüeria, al fondo todavía se puede apreciar la piedra de moler.



Al comienzo de la ruta.


Toda la ruta está muy bien señalizada.


Uno de los muchos pueblinos que se atraviesan durante la hermosa ruta de Las Fuentes.









LA MEJILLONERA (Gijón)


Ya se que esto no tiene nada pero nada que ver con las ruta de montaña de hoy, pero cuando terminé la ruta y una vez llegado a Gijón y antes de pasar a recoger a mis sobrinos por casa de mi madre para ir a ver la cabalgata de Reyes no aguante la tentación de irme a merendar una ración de las mejores patatas bravas que hay en Gijón y parte del extranjero.
Así fue la historia:
Son las siete de la tarde, llego a la Plaza del Seis de Agosto, una de las Plazas más concurridas en navidad por el mercadillo navideño y me dirijo a la Calle Corrida, me cuesta cada vez más avanzar entre la multitud de gente que hay a causa de dicho mercadillo y de la gente que se dirige a la Cabalgata de Reyes. Dos centenares de jubilados esperan mirando a la banda de música que se preparan para tocar unos villancicos, no creo que ninguno sepa lo que va a pasar allí, pero es gratis.
Miro el reloj y veo que es un poco tarde pero no me importa llevo días con antojo de ir a la mejillonera y por mi madre que de hoy no pasa, giro a la izquierda y cojo la calle Asturias, está a tope de gente que además no avanza, como molesta la gente cuando molesta.
Después de mucho perdón, excusez-moi y me cago en la puta que pisotón, por fin llego a la puerta de la mejillonera, que recuerdos de juventud, no cabe ni un alfiler, pero hoy lo juro no me quedo sin mis bravas. Con ayuda de los codos y aguantando la respiración avanzo hacia la barra, ya empiezo a escuchar los primeros gritos, ¡dos de bravas!, ¡dos de vinagreta!, ¡dos cachis!, empieza a hacérseme la boca agua.
El ambiente de la mejillonera es el mismo que hace años cuando salíamos del Tik y veníamos todos a comer las famosas bravas, sus insuperables mejillones a la vinagreta y por supuesto su cerveza, que como dice el mi cuñau es una de las mejores de Gijón debido a la cantidad tan grande de cerveza que venden y por eso está siempre tan buena, la verdad que es impresionante la cantidad de cerveza que se vende aquí y lo buenísima que está.
Como digo el ambiente el de siempre, parejas jóvenes, jubilados, tuneros, familias enteras con el morro manchado, niños subidos a los barriles de cerveza, se me saltan la primeras lagrimas. Encuentro un hueco al fondo y me sorprendo al ver que están los mismos camareros de toda la vida y un par de ayudantes nuevos, llevan las camisas de siempre, uno de ellos no tiene ni la mitad de pelo que antes, igual que yo, pero es el, es inconfundible, es el que pone las bravas, no termino de pedirlas y ya tengo las bravas y la caña delante, así da gusto podrían aprender en muchos sitios de Gijón dela eficacia de esta gente.
Las bravas de la mejillonera guardan un secreto que jamás desvelarán, no están ni fritas ni cocidas, es algo distinto impresionante y la salsa lo mismo por mucho que la intentes copiarla es imposible es algo único en Gijón inigualable e insuperable con el picante justo para que tengas que beber tres o cuatro cachis y salgas ya contentin, hoy no es mi caso, tengo que cumplir con la familia.
Como digo están impresionantes, acabo con el cesto de pan, ¡ala a tomar por culo!, dos gotones de salsa en la camisa, le tendré que decir a mi madre que estuve aquí y que me prepare una camisa limpia.
Pago la cuenta, tres euros, ya no puedo reprimir más mis lagrimas, me voy emocionado, llorando, riendo y eructando, todavía quedan buenos bares en Gijón donde no tienes que leerte una pizarra llena de gilipolleces, donde hay camareros de los de toda la vida, con la camisa sucia pero atendiendo como profesionales y con la misma bayeta en la mano desde el día que abrió el bar que talmente parece una extensión de su propio brazo, en definitiva un sitio donde se puede merendar por tres cochinos euros, asunto casi imposible hoy en día.

1 comentario:

pepis dijo...

me la apunto para mi proxima subida a asturias